‘Un viaje de vida y vuelta’, un antes y un después para Rafael Turrón

Rafael Turrón es natural de Badajoz, tiene 36 años. Tras estudiar Ciencias Empresariales en la Universidad de Extremadura, viajó a Taiwán con el objetivo de aprender chino mandarín, un viaje de la década pasada y que lo marcó para siempre.

  1. Como surgió esta obra

No puedo concretar el momento exacto, ni siquiera el día, en que empezó a formarse en mí la idea de escribir este libro. Taiwán es un país poco conocido aquí en España o, al menos, no tanto como otros de su zona. Con este libro quería que el lector sintiera la sensación de pisar Formosa por primera vez, que paseara por sus mercados nocturnos, que probara su extensísima gastronomía, que montara en moto por sus calles rodeado de un alocado, pero ordenado, tráfico, que visitara ese mágico lugar en forma de lago con nombre de astro y satélite, que subiera a lo alto de la torre Taipéi 101…

No quería, sin embargo, hacer una guía o libro de viajes. Por ello, creé una historia en la que un extremeño viaja al lejano oriente.

2. ¿Qué hay de ti en ella?

            Poco y mucho. O, poco, menos y mucho.

3. ¿Qué ha sido lo más fácil o lo más difícil?

Lo fácil fue saber lo que quería contar, pues la historia la tenía clara.Lo difícil, bastante, he de decir, fue darle forma escrita. Trasladar lo que tienes en la mente a palabras fue realmente complicado, pues quería hacer vivir al lector de una manera intensa todas las sensaciones que se expresan, que viviera con el personaje el viaje, los viajes, que, de una manera real, pudiera masticar leyendo, pudiera agobiarse por el calor de Taiwán mientras leía sobre ello, pudiera vivir en primera persona lo que el personaje narra. De nuevo, vivir. Vivir sin haberlo vivido.

4. Nuevos proyectos.

A pesar de que no ha sido fácil escribir este libro, me ha gustado mucho la experiencia. Tengo un par de proyectos relacionados con la escritura que me ilusionan. Soy consciente de que llevarlos a cabo será muy complicado, pero, lo que tengo claro, es que si fracasan no será por no haberlo intentado.