Puebla de Sancho Pérez se fundió en un inmenso aplauso para la vecina que fue víctima de un intento de Violación

Puebla de Sancho Pérez se concentró a las puertas de su Ayuntamiento para condenar la agresión sexual en grado de tentativa que una de sus vecinas sufrió el pasado lunes y mostrar su apoyo incondicional a esta joven que se ha convertido en heroína.

Un sentido aplauso para darle toda la fuerza que ella demostró el pasado lunes cuando se zafó de su agresor y evitó una violación, una chica que pese a su juventud, como bien ha dicho el Alcalde, José Agustín Reja, se ha convertido en una heroína, siendo la valentía, fuerza y coraje que le permitió zafarse de este depravado evitando lo peor.  Por eso quiso condenar este acto y aplaudirle a ella, que se convirtió en reflejo de todas las mujeres que están cansadas de vivir ya con miedo.

Por su parte la concejala de Igualdad, Silvia Benavente, destacó que tiene el corazón encogido por los hechos ocurridos en este pueblo, porque “no se puede consentir que la mujeres sigamos siendo un objeto, al cual se pueda romper en cualquier momento, al cual se pueda coger y manipular como se quiera, por lo que tenemos que acabar con estos monstruos, que nos acosan, nos violan y nos matan”.

Según ha adelantado la edil, Puebla de Sancho Pérez adelantará así la organización de un curso de defensa personal que ya viene realizando desde hace varios años, así está previsto que se realice el día 21 de septiembre. Según afirmó será un curso “que dará más seguridad en nosotras mismas para ser capaz, como ha hecho María de reaccionar ante el miedo más grande que tiene nuestra sociedad, saliendo victoriosa, como saldremos las mujeres luchando como hemos hecho hasta ahora para conseguir poder vivir libres y sin temores en esta sociedad moderna,. Yo hoy soy María y voy a plantarle cara a esta vida injusta  con su misma valentía”.

En la concentración participaron además la Oficina Comarcal de Igualdad, la Asociación de Mujeres Gabino Amaya, vecinos y vecinas de Puebla de Sancho Pérez y de Zafra.

Puebla de Sancho Pérez fue María quien supo plantar cara al terror y convirtiéndose en princesa logró vencer ella misma al mayor de los miedos que, aún en pleno Siglo XIX puede tener una mujer.