Odio y Rencor convertido en política

El auge de la extrema derecha ha sido una constante en Europa en la última década, la crisis económica, la movilidad geográfica y la crisis de las instituciones han creado un caldo de cultivo para que formaciones que parecían estar muertas hayan despertado con más fuerza que nunca y lo peor aún, aupados por un número de palmeros donde su único punto en común es el odio hacia el que no es como él.

España no se ha quedado al margen, y ahí ha buscado su sitio VOX, un partido que intenta enmascarar su ideología de extrema derecha para buscar el voto de todos los desencantados.

Bajo la defensa de la unidad de España, la familia y el derecho a la vida, han ideado un aparato que busca atraer a votantes desencantados con la política, las instituciones y la economía, pero ¿qué hay detrás de VOX? ¿Realmente lo muestran? ¿Quiénes están detrás? ¿y sus palmeros?

Precisamente hace pocos días, las redes sociales en Extremadura estallaban en odio, rencor y falta de respeto por parte de los seguidores de VOX tras la visita del Expresidente José Luis Rodríguez Zapatero a Valencia de Alcántara, el odio, la violencia verbal, la falta de respeto hacia un Expresidente y hacia una democracia fueron los protagonistas de todos aquellos que arropan al que en este momento es cabeza de VOX en la región, Juan Antonio Morales, anterior militante del PP y premiado por la Fundación Francisco Franco. Un premio que debería rechazar y repudiar cualquier político y representante ciudadano en Democracia.

En concreto, Morales recibió el premio por su lucha contra el PSOE y la Diputación Provincial de Badajoz para evitar que se borren los vestigios del franquismo. Según la Fundación Franco, el dirigente del PP narró el «adoctrinamiento» que sufren los niños en las escuelas al recibir una «historia tergiversada del franquismo».

“Porque claro está, cualquier doctor en Historia certificaría que aquello que enseñaban en las aulas durante la dictadura fue verdad y que la democracia sólo ha traído mentiras (ironía)”.

Tanto él como sus palmeros, acusan a la memoria histórica de ser el principal elemento de enfrentamiento entre los españoles, y mientras la memoria histórica trabaja calladamente para devolver la dignidad perdida, ellos se ceban y mofan de una ley democrática, aprobada en sede parlamentaria y de Presidentes estatales que cuentan con toda la legitimidad de las urnas y de la soberanía popular.

Sus palmeros querían llevar a Zapatero a la Cárcel, y casi al paredón, culpándole de una crisis económica heredada del gobierno de Aznar, mientras no decían nada de la primera vez que la Justicia a condenado a un partido político por corrupción; pedían colgarlo, a él y a todos los rojos; llamaban a Zapatero y ahora a Sánchez, incitador de los rojucios ignorantes; llamando gentuza a todos los que no piensan como ellos; y un sinfín más de calificativos que por respeto no vamos a reproducir.

Y es que en política no todo vale, y si bien él no es responsable de las opiniones de sus palmeros y seguidores de redes sociales, si que debería moderar lo que se publica en su muro, porque lo que hasta el momento se ve, son unos palmeros, demostrando un odio visceral al diferente, deseando la muerte y la cárcel para todos aquellos que reniegan del franquismo y de la dictadura en aras de la libertad y la democracia.

Señores, si esta es la masa que está detrás de VOX, no sabemos que nos espera.