Monago destaca la ilusión y la experiencia de José Antonio Murillo para volver a la alcaldía de Zalamea

El presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, ha destacado la ilusión y la experiencia como cualidades de José Antonio Murillo que le llevarán de nuevo a la alcaldía de Zalamea de la Serena. Monago ha subrayado el compromiso de Murillo con sus vecinos, algo que ya desarrolló con “maestría y temple” en la anterior legislatura marcada por la crisis.

 

El presidente Monago ha aseverado que el candidato del PP va a dar el “do de pecho” porque son muchas las necesidades de Zalamea, entre las que ha destacado el suelo industrial, un comedor escolar, o talleres de empleo para formar a los jóvenes. Monago ha hecho hincapié en que como presidente del PP sabe qué necesiatn los pueblos porque está en ellos. “A mí no me lo tienen que contar en un correo electronico de Madrid”.

 

El líder del PP ha manifestado que necesita a gente “como José Antonio”, y que no tendría mucho sentido querer ser presidente de la Comunidad Autónoma sin tener a personas comprometidas, con ganas y con vocación de servicio, “como nuestro compañero en Zalamea”. Asimismo, Monago ha instado a reflexionar ante el primer escalón, que son las elecciones generales, para las que hay que ir madurando el voto.

 

En este sentido, Monago ha señalado que ser alcalde con un gobierno socialista en España y en la región supone dificultades mucho mayores. “No creo que los vecinos de Zalamea o la mayoría de los extremeños quieran que se repita un gobierno que algunos tildan de Frankenstein”. Así se ha referido a la posible repetición de un gobierno apoyado en Bildu y ERC, por los nacionalismos más reclacitrantes que “se dedican a lo que se dedican”, llevarse los recursos necesarios para otros hacia su objetivo, una “financiación insaciable”, en su afán de independencia.

 

Por su parte, José Antonio Murillo, ha agradecido el apoyo que siempre ha brindado José Antonio Monago a Zalamea, y ha reconocido que sin su ayuda la gestión de 2011 a 2015 no hubiera sido posible, ya que encontró el ayuntamiento “en la ruina total”. Así, ha recordado que sólo a proveedores se debían 853.000 euros en 2011, y la gente “agradecía que les cogieras el teléfono”.

 

También ha subrayado que gracias al PP se consiguió abrir la residencia de Mayores, que estaba vacía y sin equipar, “eso son las cosas que quedan”. Para Murillo, no hay un cargo político más importante que el de alcalde “de tu pueblo” por la satisfacción de conseguir cosas. Además, ha subrayado que hay que “gobernar para todos” y “pensar en los pueblos” para frenar la sangría de la despoblación.