La derecha, cada vez más rancia, aspira al poder por gracia divina

El nuevo fenómeno de VOX sólo ha venido a crispar aún más el ambiente en uno de los momentos más críticos de la política española; la derecha, cada vez más ultra y rancia, cuando no está en el gobierno sólo tiene un objetivo desbancar, desacreditar y menospreciar al gobierno emanado de las urnas.

El momento más crítico de la historia reciente de España necesitaba de altura de miras, respetar la lista más votada, que ha ganado en un año durante 5 veces seguidas, para desbloquear una situación política insostenible.

En lugar de tener lealtad a España y con su abstención permitir un gobierno, tal y cómo se hizo para que Rajoy fuera Presidente, han preferido mantenerse en el no haciendo un cordón sanitario al partido que ha ganado las elecciones, para mantener este bloqueo hasta que en algún momento el bloque de la derecha ganara las elecciones.

Para ellos un gobierno sólo es democrático, legal, constitucional y ético si lo gobierna la derecha, en solitario o en pactos, pero si es la izquierda la que suma apoyos para formar gobierno, ahí llega el apocalipsis, la ruptura de España, llegaron los traidores y los antipatrias. Para no creer en la memoria histórica bien que tienen copiado el mensaje y los insultos que recibieron otros gobiernos en coalición durante la II República.

España no tiene un gobierno en coalición desde 1936, una experiencia nueva desde la Transición y que sin duda necesitará de diálogo, negociación, consenso, algo que se presupone se hace en los Parlamentos. La izquierda por primera vez se pone de acuerdo y firma un Gobierno de Coalición Progresista haciendo así historia en España.

Con esta actitud, la Derecha española sólo demuestra que quiere conseguir por la fuerza lo que no consiguió en las urnas, y señores, esa continua amenaza de judicialización de la vida política tendrá consecuencias negativas en esta próxima legislatura.

Acusan al ya Presidente, Pedro Sánchez, de tener socios de gobierno comunistas, independentistas, antisistemas y etarras, algo muy serio cuando ETA desapareció hace más de 8 años.

Pueden compartir o no la ideología de partidos regionalistas y nacionalistas, pero no pueden acusar sólo a este Presidente de tener estos socios de gobierno porque entonces también Aznar sería un antiespaña por negociar con CIU y PNV en numerosas ocasiones, incluido cuando ETA mataba

Un debate de investidura penoso, ETA, desaparecida hace más de 8 años, ha sido más protagonista que el terrorismo machista que a día de hoy sigue matando, un uso electoral de las víctimas que debería estar prohibido en cualquier país democrático.

Señores de la derecha, Ciudadanos no entendió el mensaje de las pasadas elecciones, su radicalización a la derecha sólo le ha hecho perder escaños y apoyo social, el PP ha perdido el centro, tan necesario en nuestro país, y ambos sólo se refugian en el mismo discurso de la ultra derecha Neofranquista a la que ellos mismos le abrieron las puertas, sin reparos de pactar con un extremo político heredero de una ideología rancia, conservadora, machista, homofoba y xenofoba.

Me temo que a Sánchez no le darán ni los 100 días.