España en blanco y negro

Las declaraciones y acciones últimas de la ultraderecha ponen los pelos de punta a cualquiera que aprecie y quiera la Democracia.

Ilegalización de partidos, que ahora empiezan por el PNV, y vete tú a saber que harán si llegan al poder. Que no engañen, la cuestión nacionalista les ha venido que ni pintado para arañar un montón de posibles votantes cansados de la situación y del conflicto territorial que vive España.  Querer más a España no es llevar la bandera más grande, querer más a España es trabajar día a día, para que nuestro país sea el mejor en Sanidad, Educación, Dependencia, Empleo o Pensiones, de la misma forma que ser un país abierto, solidario, que acoge porque más de una vez ha tenido que salir, porque señores de la ultraderecha, los españoles somos así, somos solidarios y abiertos, en cualquier catástrofe, nacional o internacional somos los primeros en ayudar, porque tenemos algo que vosotros no. Empatía.

La ultraderecha se ha encargado de generar odio a los migrantes, a aquellos que hoy vienen a buscar su futuro, de la misma forma señores ultraderechistas, que nosotros lo hicimos, huyendo del franquismo que vosotros tan bien recordáis (para vosotros la exhumación de Franco fue una profanación, eso lo dice todo). Huimos primero en la Guerra para salvar nuestra vida (preguntad en Portugal, Latinoamérica, Francia…), pero también huimos cuando ese franquismo no ofrecía empleo y tuvimos que abandonar nuestra tierra, nuestra raíces porque nuestros hijos no tenían que comer.

Fuimos migrantes, y somos migrantes cuando cada año seguimos saliendo fuera a trabajar o por gusto, porque señores, la globalización abre el mundo y elimina fronteras, para que además de ser Españoles seamos ciudadanos del mundo.

Ahora, con vuestro odio y rencor, volvéis a crear fronteras, con ese “España lo primero”, que en realidad no es eso, sino “nosotros los primeros” porque generar y alimentar ese odio os ha venido como un guante para captar votos, generando miedo y alentando los fascismo violentos en la calle, sino que le pregunten a esos chicos que están sufriendo agresiones continuas simplemente por no ser españoles, hace muy poco, dos hombres le hunden el cráneo a un joven de 17 años, un joven que recibió a manos de dos hermanos una brutal paliza que lo llevó a quirófano.

El odio no acaba ahí, sigue con las mujeres, a las que ellos llaman “feminazis”; que curioso, aquellos que odian lo que no es igual, llamando nazis a personas que sólo luchan por la igualdad, una igualdad que a ellos le resulta incómoda, por lo que ya están invisibilizando a la mujer donde tienen poder de mandato; en Andalucía ya no había Violencia de Género, hay Violencia Intrafamiliar, para devolver este terrorismo machista al lugar donde por ellos hubiera estado siempre, en la privacidad del hogar. ¿Se plantearían también señores también ilegalizar el movimiento feminista?

Y hablando de ilegalización ¿se plantean también ilegalizar algunos medios de comunicación? Más que nada lo decimos por el veto y bloqueo constante de algunos periodistas y medios a sus actos públicos, entendemos que por no dejarse controlar por la ultraderecha y por no ser de vuestro gusto.

Aún sin gobernar ellos, pero sí teniendo la simpatía y el acercamiento de la derecha española están cómodos planificando lo que será su España, una España cerrada, autárquica, patriarcal, sin libertad de expresión, que odia al diferente,  y que es en blanco y negro. Una España que tuvimos 40 años, de la que costó mucho salir y de la que aún quedan estos flecos.