Duelo Perinatal: Cuando tú estrella deja de brillar

El pasado 15 de octubre es el día Internacional del Duelo Perinatal, por ello todo el mes de Octubre se conmemora este Duelo para la concienciación social de aquella pérdida que se tiene “durante el embarazo, el parto o justo poco después de nacer el bebé».

Durante muchos años, ésta pérdida se consideraba como una “pérdida de segunda” y ello ha llevado a muchas madres  y padres a gestionar este duelo en secreto, en la intimidad de su hogar, puesto que pocas personas podían comprender este vacío y muchas personas no saben cómo consolar a unos padres que han perdido a su hijo.

La muerte perinatal significa una pérdida, un vientre y unos brazos vacíos que estaban dispuestos a llenar de amor a esta nueva vida. Un sueño perdido, una luz que se apaga y una estrella que deja de brillar.

El grupo de apoyo a la lactancia materna y crianza “La Cigüeña” se suma a esta concienciación para ayudar a todas las madres y padres que han pasado, pasan o pueden pasar por esta experiencia.

Algunas de ellas que han pasado por esta experiencia, denuncia la falta de empatía de los profesionales sanitarios, quitándole importancia y diciendo a todas que ya tendrán más bebés.

“Después en casa la gente no se atreve a preguntarte cómo estás, qué sientes, y si lloras parece que estás siendo débil y que no te lo puedes permitir, que esto no es nada, pero en ese momento para ti y tu marido lo es todo porque acabas de perder un sueño”.

A veces es tal la poca empatía, que te lleva a un vacío inmenso. Cuando pierdes a tu hijo y tienes que “parirlo muerto en casa” te sientes vacía y sola, “cuando sales del hospital con la pastilla tomada porque el corazón de tu hijo ha dejado de latir y tienes que enfrentarte a un parto en casa para que tu hijo muerto salga es algo que ninguna madre debe vivir”.

Todas coinciden en que cuando un familiar muere, se le llora y puedes vivir el duelo con tranquilidad, pero en estos casos no es lo mismo, sigue habiendo mucho tabú al respecto.

Todas ellas recuerdan a la perfección aquella clínica de donde salieron con un vacío enorme y donde tuvieron que decir adiós a su bebé por un embarazo que no discurrió como debía, todas tienen en la memoria el día que tuvieron que decir adiós y la fecha en la que podría haber nacido.

El duelo perinatal es necesario, cada familiar debe decir adiós a su pequeño tesoro, un pequeño sueño que decidió ir a ver las estrellas demasiado pronto, aceptarlo y compartirlo en familia, con sus otros hijos, para que sepan que una vez tuvieron otro hermano o hermana.

Un sueño truncado al que en muchas ocasiones le sigue un rayo de luz inmenso, los bebés arcoíris aquellos que llegan después de la pérdida de un bebé, por un aborto natural o porque murió poco después de nacer. Son niños que llenarán de luz, ilusión y amor la vida de las familias, así como el arcoíris llena de luz después de la tormenta.

Extremadura Activa agradece la implicación de las madres del Grupo La Cigüeña que han querido compartir con nosotros sus vivencias para ayudar a otras madres y familias que puedan estar pasando por esto. Sin ellas no hubiera sido posible.