La Guardia Civil sorprende a un vecino de Badajoz cuando realizaba excavaciones arqueológicas en el Fuerte de San Cristóbal

La Guardia Civil de Badajoz investiga a un vecino de esta localidad como presunto autor de un delito contra el patrimonio histórico.

 

Con la información obtenida por los agentes tras varias actuaciones contra el patrimonio histórico llevadas a cabo en esta provincia, se tuvo sospechas  del posible expolio que se podría estar realizando en esta ciudad, concretamente en el Fuerte de San Cristóbal.

 

Fue el pasado día siete de abril, cuando la patrulla del SEPRONA vigilaba los espacios y extrarradios de esta ciudad en prevención de expolios en yacimientos arqueológicos; al hacerlo en el Cerro de San Cristóbal ubicado en el término municipal de Badajoz, sorprendió a un vecino del mismo municipio, que utilizaba un detector de metales y una azada para la búsqueda y extracción de supuestas piezas arqueológicas, y que en ese momento había realizado varias excavaciones en el terreno.

 

Ante los citados hechos delictivos, los agentes inspeccionaron los objetos que portaba, encontrando entre sus pertenencias, una pieza metálica que supuestamente habría sido extraída del subsuelo del citado yacimiento. Esta pieza al parecer, pudiera corresponderse a un pestillo de una puerta que según valoración inicial podría datarse en la Guerra de la Independencia. La misma fue intervenida para su posterior remisión, análisis y estudio mediante metodología arqueológica, a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura, quien podría determinar su supuesto valor histórico cultural.

 

También los agentes le han intervenido las herramientas utilizadas para la extracción de la pieza con las que había conseguido llevar a cabo la acción delictiva, enfrentándose el ahora investigado a penas de prisión de seis meses a tres años, o multa de doce a veinticuatro meses, por los daños causados en el yacimiento arqueológico y en su caso, una vez sea emitido informe de la pieza de metal intervenida y fuera catalogada con interés arqueológico, por el expolio de la misma.

 

Las diligencias instruidas como investigado, han sido remitidas al Juzgado de Instrucción de Badajoz, al que se remitirá también, el informe pericial por la Consejería de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura en la que se valoren los daños causados en el yacimiento al realizar las excavaciones, así como la identificación y valoración del objeto recuperado.

 

Se recuerda que el uso de detectores de metales se encuentra expresamente prohibido por la Ley 2/1999, de 29 de marzo, de Patrimonio Histórico y Cultural de Extremadura por lo que las personas que hagan uso de ellos serán denunciadas administrativamente salvo que sean constitutivas de delito, a la Dirección General de Cultura de la Junta de Extremadura, quién abrirá expediente sancionador por vulneración de la citada Ley.